martes, 5 de abril de 2011

Evocando


En un instante, tan sólo uno, mi vida se cruzó con la muerte.

Como un haz de locura, una sombra oscura envolvió mi ser.

Fue atrevida y sin ápice de indulgencia, me vi desnuda, desvalida e indefensa.

Agolpándose furiosa la sangre desbocada nubló mi vista.

Un grito de terror ahogó mi llanto, y como un choque de témpanos, sentí crepitar mis huesos. Al alzar la vista, volví a sentir la daga punzante, mi vida escapaba gota a gota, sin embargo no había herida presente.

Un fuego abrasador quemaba mis sienes, una tormenta de nieve congeló mi voz.

El silencio a gritos despertó mi locura, y abrazada, arrodillada, frente a lo que ya no estaba, me estremecí, un susurro ahogado selló mis labios.

Había muerto aquella tarde, mi dolor fluía, y la luna presurosa buscó refugio en una nube que pasaba.

En la sombra de la subrepticia tarde que me llevó al desvarío, oculté mi dolor. Afuera; voces, risas, un mundo que ya no nos pertenecía. Creció mi angustia, ante el hecho consumado, y una ráfaga de viento mi cuerpo ovilló.

Su mano aún tomaba la mía y en sus ojos se fue la luz, inertes quedaron sus labios y un rictus de agonía me dijo adiós. Inmóvil permanecí por muchas horas, atrás quedó su risa, su llanto.

Te fuiste padre mío, aquella triste tarde, hoy al recordarte, vuelvo a morir, como aquel día que te vi partir.

Suyai Edith COPYRIGHT Chile

2 comentarios:

  1. Enormemente emotivo. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mabel, lindo tu pasar por acá, espero vuelvas¡¡¡

    ResponderEliminar